Manifiesto RE*AL

Ser reales es todo

 
 

Nacimos en un mundo que nos empuja constantemente a disfrazar carencias en lugar de activar virtudes. Todo lo que vivimos ya ha existido, pero cambiamos su nombre para hacerlo interesante, pues los ciclos de consumo se han vuelto cada día más cortos, masivos y prefabricados

Nuestra definición de éxito está arruinada porque se centra en alcanzar objetivos en lugar de disfrutar procesos. Objetivos que al mismo tiempo alimentan una caricatura propagandística necesaria para mantener el sistema que nos está devorando.

Pero un día dijimos basta.

¿Queremos ser parte del ruido? No ¿Queremos gritar más fuerte? ¡Hell No! ¿Cómo apagamos entonces este ruido ensordecedor? 

Con silencio.

Queremos acabar el ruido con silencio, y el silencio en medio de este caos está en lo genuino, lo real.

Y para alcanzar lo REAL, diseñamos una metodología que descubre las virtudes que hay en nosotros, en las ideas y proyectos, luego nos ayuda a diseñar una experiencia alrededor de ellas para cautivar a quienes nos importan. Crea una narrativa, para comunicar sin falsas pretensiones y por último, nos enseña a mantenernos fieles y firmes a nosotros mismos, para convertirnos en sinónimo de ideas o marcas valiosas en la mente de las personas.

Nuestro nombre es REAL, como lo que significa, se escribe re-al, re*al, re/al o con el símbolo que quieras, pues necesita una pausa, un acento que marca ESE espacio necesario para que tú y nosotros sigamos re-definiendo qué es ser /rɪəl/, como se dice